Texto original de James Stroud, Commercial Product Manager de Southco, Inc.

Comprender el par

Uno de los dispositivos más comunes y ampliamente utilizados en el mundo de hoy es la bisagra. Es tan omnipresente que a menudo se pasa por alto y, en muchos casos, se da por sentado. Sin embargo, en una consideración más detenida, los diseñadores industriales y de sistemas a menudo descubren que, a través del valor añadido de una bisagra, la tecnología ofrece una gama sofisticada de funcionalidades que pueden ser muy útiles para mejorar el funcionamiento de los sistemas que diseñan.

Cuando se diseña una aplicación que une dos paneles, ya sea para un carenado simple o un equipo médico grande y complejo, es esencial elegir el nivel apropiado de torque para crear una operación confiable y una experiencia intuitiva para el usuario final.

Comprender los diferentes niveles de par y para qué aplicaciones son más adecuados puede ayudar a los diseñadores e ingenieros a elegir la solución de articulación con el nivel de par adecuado, a fin de mejorar la experiencia del usuario final y la seguridad de la aplicación.

El concepto del par tiene una definición relativamente simple: es la cantidad de energía o esfuerzo necesario para mover una puerta o panel desde su posición cerrada a una posición abierta. La energía requerida se basa en el peso de la puerta, la distancia de recorrido o el arco de movimiento de cerrado a abierto (y viceversa). También debemos tener en cuenta si es preciso mover el panel a un punto en el arco de movimiento y sostenerlo, o siempre haga que el movimiento pase de completamente abierto a completamente cerrado.

Hoy en día, los proveedores líderes de tecnología de bisagra y posicionamiento tienen carteras que suministran un «par continuo«, o una gama de productos de bisagra con diferentes características de torque. Los diseñadores industriales eligen entre diferentes opciones dentro de este continuo para satisfacer los requisitos funcionales y ergonómicos y proporcionar experiencias de puntos de contacto que transmiten impresiones únicas de calidad y funcionalidad. Éstas incluyen:

  • Mantener puertas abiertas o cerradas, y mover los paneles de forma segura a su posición sin soportes secundarios o componentes adicionales.
  • Crear un movimiento intuitivo de desviación cero para que cuando se abra una tapa o cubierta, mantenga una posición definida por el usuario o predefinida de forma segura y con un solo movimiento
  • Transmitir una sensación táctil que mejora la percepción de calidad del dispositivo articulado
  • Eliminar componentes adicionales como son los resortes de gas o el mantenimiento de rutina (apretando los tornillos para mantener la resistencia de las bisagras, por ejemplo), lo que ayuda a reducir el coste general de la aplicación.
  • Proporcionar una sensación más suave y sustancial a la acción de apertura y cierre o para eliminar la vibración.

El  torque en una bisagra puede cambiar decisivamente la percepción del usuario sobre un dispositivo en particular. Pensemos en la mesa de la bandeja de un avión. Los diseñadores de asientos deben usar componentes plásticos o aluminio lo más ligeros posible en estas aplicaciones para reducir el peso de la nave y ahorrar combustible.

Sin embargo, una mesa de bandeja que se desploma al abrirse puede llevar a un pasajero a cuestionarse la calidad del avión en su totalidad. Utilizando una bisagra de par constante con un nivel de resistencia establecido de fábrica, el pasajero puede bajar la bandeja con el nivel de fuerza adecuado, haciendo que la bandeja se sienta más firme y creando así una percepción positiva del entorno durante el vuelo. Además, las bisagras de par constante diseñadas y fabricadas con materiales de alta calidad conservan la resistencia deseada después de miles de usos, sin mantenimiento ni reemplazo de piezas.

Seleccionar la bisagra correcta con el par correcto

La bisagra más común también es la más simple: la bisagra estándar de giro libre para abrir y cerrar, sin resistencia. Requiere que las personas ejerzan toda la energía necesaria para abrir o cerrar un panel o utiliza la gravedad para completar la misma operación.

Más allá de este dispositivo básico, la tecnología de posicionamiento se puede dividir en cuatro categorías principales según el tipo de par y el movimiento controlado que suministran.

Par constante: permite que el dispositivo se sostenga de forma segura en cada posición a lo largo del rango de movimiento.


Detención y biestable: estas bisagras  son capaces de retener en una o varias posiciones específicas, como 90 grados, a lo largo de su recorrido. 


Amortiguación: bisagras que controlan la velocidad del movimiento automáticamente, sin retener: la bisagra completa su recorrido de forma suave y segura. 

Contrapeso: la tecnología Counterbalance permite que objetos pesados como tapas o carenados ​​se puedan abrir y cerrar con menor esfuerzo gracias a su asistencia al levantamiento.  Al ser un sistema mecánico, no requiere mantenimiento y presenta una vida útil muy superior a la de los resortes de gas. 

Aunque muchas aplicaciones requieran solo un tipo de bisagra, estas diferentes categorías también se pueden combinar en bisagras que brindan opciones de posicionamiento multifuncional en un solo dispositivo.

Hay tres factores clave a considerar para seleccionar la bisagra correcta con el perfil de torque correcto: peso, centro de gravedad y dirección del movimiento.

Peso: si un panel es lo suficientemente liviano una bisagra simple sin torque puede ofrecer la solución más rentable. A medida que aumenta el peso de la puerta o el panel, el par constante o las bisagras de retención se convierten en soluciones más efectivas. El nivel de torque en estas bisagras requiere que el usuario ejerza cierta fuerza, pero evita que la puerta se caiga. A medida que el peso del panel de una puerta se acerca a los 7 kilos, la tecnología de contrapeso comienza a proporcionar una opción más efectiva. Con una bisagra counterbalance se evita que la puerta se caiga y hace que se sienta más ligera para que el usuario final no haga ningún esfuerzo adiciónala la hora de abrirla o cerrarla.

Las innovaciones más recientes en las bisagras counterbalance utilizan la tecnología de barra de torsión para crear la energía de contrapeso, combinada con sistemas de levas y rodillos para liberar esa energía a través del arco de movimiento completo. Gracias a este desarrollo, abrir un capó de 90 kilos, por ejemplo, se siente como levantar una puerta que pesa algo más de 2 kilos y el esfuerzo se equilibra en toda la gama de movimientos de apertura y cierre.

Centro de gravedad: el centro de gravedad de una puerta o panel se ve afectado por la longitud y la forma del panel, así como por la ubicación de los componentes adicionales que están unidos al panel. Una puerta liviana que tiene un centro de gravedad alejado del punto de bisagra podría sentirse igual que una puerta más pesada con un centro de gravedad cerca del punto de bisagra. Por ejemplo, el capó de un tractor que cubre el compartimento del motor puede ser estrecho y estar hecho de material liviano, pero debido a que es tan largo, el centro de gravedad está más alejado y requiere más torque para levantarlo que una caja o un panel que solo tiene 30 ó 40 centímetros de profundidad.

Dirección del movimiento: es importante determinar si el panel o la puerta están articulados vertical u horizontalmente. Si es verticalmente y se mueve de lado a lado, no funciona contra la gravedad de la misma manera que lo hace un panel articulado horizontalmente, que necesita moverse hacia arriba o hacia abajo. En algunas situaciones, una puerta con bisagras horizontales también puede necesitar moverse y mantenerse en su lugar en posición vertical. De esta manera, un operario puede acceder al interior de una máquina y trabajar de forma segura. La energía necesaria en esta situación para mover la puerta de horizontal a vertical será mayor, por lo que un par constante o una bisagra de contrapeso podría tener más sentido, especialmente cuando el técnico está trabajando debajo de una puerta que debe mantenerse abierta por encima.

Contando con toda esta información podremos determinar correctamente el par de las bisagras que nos proporcionará un manejo seguro, cómodo y capaz de cambiar significativamente el valor de una aplicación. 

Y, por supuesto, si quedan algunas dudas o se precisa asistencia técnica, en el equipo de Global-DTech estamos a tu entera disposición para configurar y diseñar la solución de posicionamiento que mejor se adapte a tus necesidades. 

Si quieres más información, contáctanos o, si lo prefieres, llámanos al 902 36 15 02

Escrito por Global-Dtech

Global Design Technologies es distribuidor autorizado de las soluciones de Southco, Sugatsune, Accuride y KIPP en España. Nuestras marcas son líderes en sus respectivos segmentos y elaboran productos de altísima calidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.